POLÍTICO-ECONÓMICO

Agrupación Transitoria de Ciudadanos Independientes

¿Porque los partidos políticos políticos tienen la exclusividad para postular candidatos? ¿Porque se obliga a los ciudadanos a tener que afiliarse para apoyar una propuesta diferente? ¿Usted sabe que mantiene el funcionamiento de los partidos políticos todo el tiempo, no sólo en elecciones?.

*Por Horacio Minotti, Director Ejecutivo de Trust Consultora. Los estudiosos de la ciencia política suelen repetir que la democracia no funciona sin partidos políticos. Me cuesta encontrarle la razonabilidad a esa premisa, que no pase por el juicio contrafáctico y otras alquimias sociales entre tubos de ensayo de un laboratorio humeante.

Pero no es el fin de estas líneas impulsar la desaparición de los partidos políticos. La unidad jurídica permanente de un grupo de ciudadanos dentro del ámbito de la figura de un partido político, que sea capaz de postular candidatos a cargos públicos electivos, parece razonable.

Lo que no es razonable, es qué a estas alturas, se impida que grupos de ciudadanos organizados de modo transitorio puedan competir contra los partidos políticos, proponiendo candidatos a dichos cargos.

Por cierto que no se plantea un disparate tal, como que se junten tres personas y presenten una boleta. Fíjese usted: el requisito para darle personería jurídica a un partido político, es que cuente con una cantidad de afiliados igual al 4 por mil del padrón, con un tope de un millón de electores. Para hacerla más fácil, 4 mil afiliados en cualquier distrito grande (CABA, Córdoba, San Fe, Provincia de Buenos Aires, Mendoza, etc).

La pregunta es ¿Por qué tienen que ser afiliados? ¿Por qué es necesario establecer un vínculo permanente para postular candidatos? La ley de partidos políticos dice que: “La existencia de los partidos requiere las siguientes condiciones sustanciales: a) Grupo de electores, unidos por un vínculo político permanente” y además explica “Los partidos son instrumentos necesarios para la formulación y realización de la política nacional. Les incumbe, en forma exclusiva, la nominación de candidatos para cargos públicos electivos”.

La obligación de tener “afiliados” es arcaica, murió con el siglo XX, y si no la mató la modernidad, la mató la indiferencia y el descreimiento de la sociedad. Nadie tiene ningún interés en los partidos políticos, ni en lo que proponen, ni en sus discusiones internas. No les creen, son instituciones corroídas por su propia ineficiencia.

La obligación de tener “afiliados” es arcaica, murió con el siglo XX, y si no la mató la modernidad, la mató la indiferencia y el descreimiento de la sociedad.

¿Por qué no es posible ante cada elección, que una o unas Agrupación/es Transitoria/s de Ciudadanos Independientes con el requisito de contar con 4 mil avales (no afiliaciones permanentes), debidamente certificados y presentados ante la justicia electoral, postulen también candidatos?

La atadura permanente que proponen los partidos políticos genera dos consecuencias claras: 1)es complejo generar un nuevo partido porque la gente no quiere afiliarse, no quiere vínculos permanente con ninguna organización desprestigiada, la gente desconfía de los partidos; 2)la oferta electoral queda sesgada, porque mucha gente valiosa no quiere estar atada a que un partido lo postule y después lo manipule.

En definitiva, ¿Cuál es el problema de los partidos en competir con Agrupaciones Transitorias de Ciudadanos Independientes?. Si su vínculo estable es tan sustancial para la democracia, seguramente derroten sistemáticamente a estas relaciones pueriles de personas no partidarias.

Por otro lado, la ley permite agrupaciones transitorias de partidos. Las Alianzas que compiten en las elecciones son transitorias, rigen solo para esa elección. Si quieren competir en otra deben constituirse de nuevo. Eso fue el Frente para la Victoria oportunamente, así lo fue Cambiemos, y lo es el Frente de Todos. Alianzas transitorias que murieron en la elección en que participaron. ¿Por qué se autorizan alianzas transitorias de figuras jurídicas, como los partidos y no de las personas? Resulta absolutamente ridículo.

Para el ciudadano, permitir la Agrupaciones Transitorias son todas ventajas: se amplía la oferta electoral; no queda atado en forma permanente si quiere darle su apoyo “para probar algo diferente”; no tiene que mantenerlas toda su existencia.

Usted mantiene en forma permanente el “desenvolvimiento institucional” y la “capacitación” de los partidos políticos.

Este último punto hay que recalcarlo. Mucha gente habla del costo de las PASO. Pero nadie menciona lo que le cuesta al Estado y por ende a todos nosotros, mantener a los partidos políticos. Los partidos no solo reciben fondos para elecciones, el Estado sostiene su funcionamiento. El artículo 5° de la Ley de Financiamiento de Partidos dice: “El Estado contribuye al normal funcionamiento de los partidos políticos reconocidos en las condiciones establecidas en esta ley. Con tales aportes los partidos políticos podrán realizar las siguientes actividades: a) Desenvolvimiento institucional; b) Capacitación y formación política; c) Campañas electorales primarias y generales”. A tal fin, el artículo 6° de la misma ley crea un Fondo Partidario Permanente.

Sí, leyó bien, usted mantiene en forma permanente el “desenvolvimiento institucional” y la “capacitación”, esta última no vendría resultando mucho que digamos. Le dicen que quieren sacar la PASO por el gasto que implica, pero usted, sin saberlo, mantiene a los partidos para que se desenvuelvan y capaciten. ¿Por qué no invierten la fórmula? Que el partido se mantenga, si puede, con el aporte de sus afiliados ya que son tan importantes, y entonces ahorramos para no tener que sacar las PASO que tanto les molestan, porque implican un grado mayor de participación de la gente.

Bien, una Agrupación Transitoria de Ciudadanos Independientes, no demandará ese gasto, porque se constituye al solo fin de la elección y se agota cuando esta concluye.

Los constantes saltimbanquis congresuales demuestran que el partido, ni siquiera significa una unidad real posterior a la elección. Los candidatos saltan de bloques a gusto, crean unibloques y hacen todo tipo de trapisondas. Y si se mantienen unidos, es por comunidad de intereses y objetivos sin necesidad de ser un partido. De hecho Juntos por el Cambio fue una alianza electoral que caducó en la elección de 2019, pero se mantiene unida en el Congreso pese a no tener un vínculo jurídico y estando compuesto de varios partidos distintos, porque le resulta útil y tienen una visión similar de los asuntos de Estado.

Los ciudadanos ya no se abroquelan por partidos sino por intereses, por eso la agrupación permanente que exige la ley es arcaica.

Ahora probablemente, ingresemos en el debate por el proyecto de despenalización el aborto. ¿Y los partidos? Cada uno de los legisladores va a tomar su posición. Es decir, en los temas que cambian sustancialmente la vida la gente, cada uno hace lo que quiere, no hay bloque ni partido.

Los ciudadanos ya no se abroquelan por partidos sino por intereses, por eso la agrupación permanente que exige la ley es arcaica, uno no se agrupa permanentemente con nadie, porque en determinado interés coincidimos y otro no, por ende, me agrupo para algo y me desagrupo para otra cosa.

Lo único que mantiene la exigencia de la afiliación partidaria, es el privilegio de unos pocos en desmedro de todos los demás.