ELECCIONES EEUU

El disparatado sistema electoral de Nevada que puede mantener en vilo al mundo 5 días más

El estado que puede definir el resultado de la elección presidencial en los Estados Unidos puede seguir recibiendo votos hasta el 10 de noviembre.

*Por Horacio Minotti. Director Ejecutivo de Trust Consultora. Cuando uno piensa en el estado de Nevada se vienen a la mente dos cosas: largas extensiones de desierto por un lado, y la destellante ciudad de La Vegas, por otro.

Pero en este caso, en las elecciones más reñidas que puedan recordarse en los Estados Unidos, para seleccionar al próximo presidente, Nevada llama la atención por otra cosa.

Su sistema electoral, no solamente permite le votación por correo, sino que además, permite contabilizar votos que hayan llegado a manos de las autoridades electorales, hasta 7 días después de cerrado el comicio, es decir, en este caso, hasta el 10 de noviembre.

En una elección de estas características, con la paridad extraordinaria que se ha registrado, depender del resultado de Nevada, con estas características de votación, pone en vilo el sistema democrático estadounidense, y el sistema político mundial, que en buena parte depende de la conducción política de los Estados Unidos.

Si se produce la lógica, y Donald Trump se adjudica la victoria en los estados de Georgia, Pensilvania y Carolina del Sur, la definición electoral queda en manos de un estado desértico que solo cuenta con 6 votos electorales, pero que serían decisivos.

En tal circunstancia, esperar hasta el 10 de noviembre que lleguen todos los sobres con los votos por correo al estado de Nevada, parece un disparate. La única condición para la validez de esos votos tardíos es que el matasellos del correo tenga como última fecha el día de las elección, es decir, el 3 de noviembre.

Esto pone en cuestión ya no los votos, sino la autenticidad y validez del sobre donde va inserto. Por otro lado, los encargados del conteo son designados no por autoridades electorales nacionales, ni siquier por autoridades estaduales, sino del condado donde se están contando los votos, lo cual inspira sospechas sobre sus inclinaciones políticas y la interpretación que darán sobre cada sobre llegado el último día, el 10 de noviembre.

En este momento, Nevada lleva contados el 86% de los votantes registrados y Joe Biden se impone a Trump por tan solo 0,6%. Por lo cual es una diferencia irrelevante que puede llevar la incertidumbre a niveles institucionalmente graves.