Coronavirus

Habilitan a los mayores a salir de las residencias para votar, en Catalunya

Se produjo una fuerte polémica por la medida, dadas las graves resitrcciones que venían padeciendo, sin poder salir ni recibir visitas. El derecho al voto por sobre la pandemia.

*La Vanguardia. El derecho a voto prevalece, también en las residencias, sobre las medidas de protección de la Covid. Así lo establece Salut en una circular enviada a todos los geriátricos de Catalunya en la que indica a las directoras y directores de esos centros que el próximo día 14 tendrán que permitir la salida de aquellos usuarios que quieran cumplir con esa cita en las urnas.

Una medida que no gusta a muchos familiares de residentes ni a gestores de asilos. Desde hace casi un año las restricciones en esos centros, con las visitas prohibidas y los usuarios encerrados en sus habitaciones, han sido muy estrictas. “¿Y ahora podrán salir por qué hay elecciones? pues no lo entiendo”, afirma Merche, cuya madre está ingresada en un geriátrico de Osona, que aun arrastra las secuelas de un brote surgido en esta tercera ola.

Merche acaba de recibir una carta de la directora del geriátrico en la que está su madre en la que se le informa de la instruccion dictada por Salut. Una misiva en la que se recuerda el gran esfuerzo hecho en ese geriátrico para que el virus no se colara entre esas paredes. Y lo consiguieron durante ocho meses, hasta que a finales de noviembre tuvieron su primer brote.

Una medida que no gusta a muchos familiares de residentes ni a gestores de asilos. Desde hace casi un año las restricciones en esos centros, con las visitas prohibidas y los usuarios encerrados en sus habitaciones.

“Los familiares han seguido unos estrictos controles de salud para minimizar los riesgos de contagio (…) y como consecuencia habéis sufrido unas restricciones durísimas”, reza esa carta. “Siempre hemos priorizado el estado de salud de nuestros usuarios por encima de todo y eso nos ha obligado a cambiar nuestra metodología de trabajo (…) limitando durante meses las entradas y salidas”, recoge la misiva.

Y ahora el Departament de Salut dice que “hay que asegurar el derecho al voto, con la máxima seguridad y minimizando los riesgos de introducir el virus en la residencia”. Y esto implica que aquellos usuarios que quieran votar podrán hacerlo “al margen de la protección contra la Covid”, se puede leer en la misma carta.

Des de la residencia se recomienda a los familiares que quieran llevar hasta una urna a un pariente que acorten lo máximo esa salida. Para hacerlo todo más fácil y no pasear más de lo deseado en los colegios electorales, los geriátricos harán llegar las papeletas a los usuarios para que salgan (muchos tendrán que pedir ayuda a sus familias) con el voto ya introducido en un sobre. Y se recomienda que la votación se haga entre las nueve de la mañana y las doce del mediodía, la franja reservada para los electores más vulnerables.

El protocolo: salir con la papeleta del centro, estar el mínimo tiempo fuera y usar mascarilla.

En el protocolo de Salut en aras a garantizar ese derecho de voto en las residencias recomienda que los usuarios no se trasladen a los colegios en transporte público y se establece que es obligatorio usar mascarillas FFP2.

Al volver a la residencia, el Govern aconseja que se cambie la mascarilla por una limpia, desinfectar el calzado y, además de la higiene de manos, se recomienda también que esa anciana o anciano se cambie de ropa.

Al volver a la residencia, el Ejecutivo catalán ha abogado por cambiar la mascarilla por una limpia, desinfectar el calzado, realizar una buena higiene de manos y cambiar de ropa, que se tiene que lavar a 60 grados.

Todo ese protocolo, añade Meche, tendría mucho sentido si las restricciones sufridas por usuarios y familiares desde hace casi un año se hubiesen ya relajado en el día a día de esos centros. Pero en estos momentos para visitar a un pariente en un geriátrico se sigue recomendando superar antes un test de antígenos, los encuentros son contados y el contacto está terminante prohibido.

La relajación de las medidas en los asilos solo durará un día; después todo seguirá igual.

La consellera de Salut Alba Vergés respondió ayer, al ser preguntada si las restricciones se van a relajar tras el plan de vacunas en residencias, que este tema lo están estudiando ahora los expertos. De momento, pues, todo seguiría igual. Menos para votar, parece.