EDITORIAL

¿Y los organismos de derechos humanos?: Trump’s Followers Live D’ont Matter

La ex combatiente de la Fuerza Area norteamericana que ingresó al Capitolio fue literalmente fusilada por la policía. Por ser partidaria de Trump, acá no pasó nada. El video.

Ashli Babbitt, sirvió en la Fuerza Area de los Estados Unidos. Fue fusilada a quemarropa.

El video del asesinato de Ashli Babbitt es realmente impactante. Había cometido un delito ingresando al Capitololio de los Estados Unidos sin derecho a hacerlo, y empujaba una puerta que estaba bloqueda. No llevaba armas de fuego ni de ningún tipo. Le ofrecemos las imagenes:

Puede observarse con claridad como Ashli, desarmada, empuja una puerta bloqueada desde dentro que no muestra signos de ceder. No blande un arma ni amenaza la vida de nadie. Es cierto comete un delito, pero no puede ser penada con la muerte por un oficial de policía. Fue literalmente ejecutada a un metro de distancia.

No hay organismos de derechos humanos preocupados ni que se hayan manifestado por el tema. Dificil de imaginar si esto mismo hubiese pasado en Venezuela, seguramente se especularía con una invasión justamente norteamericana.

Nace un nuevo movimiento, el Trump’s Followers Live D’ont Matter. La vida de los seguidores de Trump, no importan.